Chalecos de ciclismo

Los chalecos de ciclismo son una prenda muy versátil que permite realizar salidas con tiempo cambiante. Gracias a que la mayoría de modelos de chalecos disponen de una membrana cortavientos muy ligera y fina hacen que una de sus principales cualidades sea lo poco que ocupan plegados, lo cual facilita su transporte en el bolsillo del maillot.

Los mejores chalecos de ciclismo

Chaleco Castelli Squadra Stretch

Muy ligero y con ajuste perfecto gracias a los laterales elásticos.

Chaleco Sportful Ultra Ligh

Uno de los que menos espacio ocupan plegados con una gran membrana cortavientos.

Chaleco Sportful Reflex

Cuidado diseño con bandas reflectantes que aumentan la visibilidad. 

Chalecos de ciclismo para verano

Dependiendo por donde nos movamos, en verano podemos pasar fresco a primeras horas de la mañana. Una buena forma de evitar ese frío mañanero es utilizar un chaleco cortavientos en el momento de la salida que más tarde nos podremos quitar y guardar fácilmente en cualquier lado. 

El tejido técnico del que están fabricadas estas prendas impiden que la mayor parte del aire penetre en él evitando que se enfríe el pecho y la tripa, zonas que son muy delicadas y que rápidamente generan una sensación desagradable de frío de no ser cubiertas.

Del mismo modo, se pueden utilizar en salidas donde hay largas y/o pronunciadas bajadas de montaña cuando se inicia el descenso. De esta forma, la humedad acumulada en el cuerpo, fruto del cansancio de la subida, no afectará tan negativamente cuando rodemos sin tanto esfuerzo, donde la temperatura corporal desciende, y la velocidad es mucho mayor y existe mas viento frontal.

Chalecos de invierno para ciclistas imparables

Si el frío no es un motivo para detener tus necesidades de entrenar, para las épocas más frías existen chalecos que, siguiendo con su premisa de ser ligeros y comprensibles, disponen de una capa térmica que aísla de forma más eficiente la penetración del aire y el frío. Esto se debe a que en su parte frontal existen unas celdillas, tipo a las chaquetas de pluma, rellenas de un material sintético que hacen de cámara entre el exterior de la prenda y el cuerpo.

También son útiles en salidas en alta montaña donde los cambios de temperatura pueden llegar a ser muy bruscos y, como no se puede llevar siempre de todo, el chaleco te puede sacar de un gran apuro.

Por que los chalecos son una prenda importante para los ciclistas

Si hay una parte del cuerpo vital y con la cual la sensación de frío te puede amargar el día ese es el torso. La parte central del cuerpo es la que mayor incidencia tiene frente al aire, es la parte más grande de nuestro cuerpo y el hecho de que en él se encuentren los órganos vitales es la zona que mejor debemos cuidar.

Todo mirado con lupa no cabe duda pensar que todas las prendas son importantes, pero estoy enamorado de aquellas que se pueden poner y quitar en la propia ruta sin sacrificar demasiado espacio extra, ya sea en el bolsillo del maillot, bolsa portaherramientas o cualquier lugar. 

Gracias a los tejidos que se fabrican hoy en día, esta es una prenda que ha cobrado mayor importancia ya que en muy poco espacio podemos echar mano de un parapeto para momentos delicados del día, igual que en el Tour de Francia cuando los aficionados y miembros de los equipos esperan en la cuneta a sus corredores para repartir periódicos.

Y ahora que lo menciono, ojo con el poder de los periódicos en el pecho al afrontar un descenso. A parte de ser un gran cortavientos, su estructura porosa y absorbente también elimina gran parte del sudor acumulado en la subida. Algo que puedes obtener también con una buena camiseta térmica, pero ojo al dato ;).

Que usos puede tener un chaleco para ir en bici

Como venimos diciendo, los chalecos ya forman parte del atuendo del ciclista que sale las 4 estaciones del año, pero también son son para quienes salen de forma menos frecuente. Su utilidad principal es más que evidente, se trata de una prenda técnica para ciclismo sin mangas que hace la función de abrigar y cortar el viento. No obstante, detallamos el uso que se le puede dar según los distintos tipos y necesidades.

Evita el frío mañanero

A medida que va pasando el día y las temperaturas comienzan a subir, en una misma salida podemos tener diferencias de temperatura de muchos grados. Desde pasar frío por la mañana hasta pasar calor a medio día y todo en apenas pocas horas.

Para que no te sobre mucha ropa una buena solución es utilizar esta prenda y desprenderte de ella cuando ya creas que te puede sobrar y guardarla contigo. No ocupan nada y son increíblemente ligeras.

Evitan el frío en bajadas pronunciadas de montaña

Cuando hacemos de exploradores en esas rutas de montaña a alturas superiores a 2000 metros, incluso menos, las bajadas en pleno verano pueden ser frías. Todo depende de por donde rodemos, claro está, pero en lugares boscosos, con sombra y teniendo en cuenta que en la subida hemos acumulado sudor y en la bajada alcanzamos altas velocidades un chaleco nos va a frenar ese viento frontal de una forma muy eficaz.

Permite lidiar entre la diferencia de temperatura de brazos y dorso

Hay veces que elegir la ropa adecuada es difícil, teniendo en cuenta que el ciclista no está protegido de las inclemencias del tiempo, el aire, la lluvia…. todo ello sumado a que estamos realizando una actividad deportiva en la que el tronco es la parte que menos utilizamos por el propio deporte en sí y que además es la que más nos va a sudar al estar cubierta.

Podemos resolver ese tema haciendo uso de chalecos técnicos eligiendo el que más se nos adecue teniendo en cuenta la cantidad de variedad que existe ahora en el mercado. ¿Esto por qué? Pues porque por ejemplo en invierno hay chaquetas que abrigan tanto que vamos a romper a sudar muy rápidamente, por tanto esa humedad creará frío y también porque si vamos proco abrigados el frío nos atacará desde el primer momento. En verano esto también puede ocurrir.

El chaleco forma parte de un gran equilibrio entre una buena chaqueta y un buen aislamiento ya que en una subida nos lo podemos desabrochar el chaleco siguiendo estando aislados con la chaqueta y volver a abrocharlo en el descenso multiplicando el aislamiento térmico.

Te puede interesar…

Los chalecos de ciclismo
  • Utilidad
  • Ligereza
4.8

Sobre este artículo

El frío es nuestro peor enemigo, pero para eso se han ido ideando soluciones tan inteligentes como la de crear chalecos con membranas muy ligeras capaces de detener el viento. Poco espacio plegados, diseños atractivos y precios con grandes posibilidades ¿que más se puede pedir?

Deja un comentario